La pandemia alentó aún más a los voluntarios de Banco Galicia