Una experiencia que deja huella