Jóvenes con inteligencia límite buscan empresas que confíen en ellos