Los voluntarios de la Fundación Cajasol construyen una charca artificial para anfibios