10 lecciones de EEUU sobre voluntariado corporativo

Es evidente que el voluntariado corporativo ha experimentado un enorme crecimiento en España durante los últimos años. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer. Un camino que puede allanarse si tomamos buena nota del trabajo que se realiza en Estados Unidos, el país donde surgió el fenómeno. Coincidiendo con la celebración del 4º aniversario de Voluntare, la red organizó un encuentro el pasado 10 de julio en Caixa Forum Madrid, donde se dieron cita numerosas empresas y organizaciones sociales españolas, estadounidenses y europeas. En total, más de 15 nacionalidades representadas gracias a la presencia de Points of Light (EEUU), que esos días también celebraba un encuentro en Madrid.

11742774_873202666083063_3306086987627753357_n

Bajo el título “Voluntariado corporativo: visión desde España y EEUU”, el encuentro sirvió para poner en común los esfuerzos que la sociedad civil organizada están llevando a cabo a ambos lados del charco. Un foro de intercambio de conocimiento que fue posible gracias a y cuya riqueza reside tanto en la calidad y diversidad de las experiencias que expusieron los ponentes, como en la posibilidad de escuchar y aprender de los mejores.

11049608_873202812749715_7443141606618281328_n

Las principales conclusiones que nos dejó el encuentro se pueden resumir en estas 10 claves:

  • El esfuerzo que EEUU dedica a medir e investigar sobre el voluntariado corporativo le permite contar con gran cantidad de información clave para poner en valor el impacto de este tipo de voluntariado. Datos como el valor económico medio que genera cada voluntario a su empresa (2.400 $), dejaron a más de uno con la boca abierta.
  • Las diferencias en materia de voluntariado corporativo en ambos países obedecen a una forma distinta de concebir este fenómeno. El anglosajón es un modelo mucho más flexible, con formas de participación que requieren menos vinculación con la ONG. El español en cambio es un modelo de relaciones a medio o largo plazo.
  • El rol de las ONG también presenta diferencias en ambos modelos: las entidades de voluntariado en España siguen teniendo ciertas reticencias a ciertos tipos de voluntariado corporativo flexibles (como el “made in USA”) y mantienen un rol de denuncia social que muchas ONG estadounidenses no tienen, actuando muchas veces estas últimas como proveedoras de “servicios de voluntariado” para las empresas.

11738001_873202482749748_7563138228283164030_n

  • El papel de los “milennials” (personas nacidas entre 1981 y 1995 aproximadamente) ocupó una parte importante del debate. Según un estudio en EEUU, el 60% de estos jóvenes consideran que tener un sentido de cambiar las cosas y aportar a la sociedad en sus empleos es una decisión clave a la hora de elegir dónde trabajaría o donde consumirían. El voluntariado puede ser una fórmula clave para atraer a estas personas que están cambiando y van a cambiar nuestra sociedad.
  • Los estadounidenses alabaron las experiencias españolas que vinculan el voluntariado corporativo y el desarrollo de competencias, como una forma de evolucionar hacia el famoso “ganar – ganar” (el ejemplo de Orange), así como aquellas que se centraban en formar a los voluntarios adecuadamente para generar un mayor impacto social, así como una mejor experiencia de los voluntarios, como fue el caso de la Escuela de Voluntarios Telefónica.
  • Otro elemento que se desprende de las experiencias estadounidenses es la vinculación del voluntariado con la promoción de la capacidad de innovar de los voluntarios, con el consiguiente gran impacto en el negocio que esto genera. Determinadas experiencias de voluntariado, basadas en habilidades, eran capaces de activar procesos mentales claves para ser capaces de innovar en el puesto de trabajo.
  • Quizá el aspecto que más llamó la atención, junto con la cantidad de datos sobre impacto con los que cuentan las empresas en EEUU, fue la conexión que muchas empresas hacían entre sus programas de voluntariado y de inversión en la comunidad, con sus estrategias de marketing y posicionamiento frente a los consumidores. Se compartieron ejemplos de empresas como Starbucks o Citi que dieron mucho de qué hablar.
  • Impact2030, la iniciativa sobre voluntariado corporativo de Naciones Unidas, grandes empresas y redes de voluntariado fue otro de los centros de atención. Tanto Points of Light como Voluntare forman parte del Comité Ejecutivo de dicha iniciativa y están liderando la concentración del voluntariado corporativo hacia la consecución de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, que serán presentados en septiembre de 2015 en Nueva York.

11267666_873202972749699_3335425390986464799_n

  • Generó también mucho interés las experiencias sobre movilización de voluntarios que presentaron tanto Santander como Hilton, mostrando sus estrategias y dando claves sobre, por ejemplo, cómo promover el voluntariado en entornos productivos o fabriles, a través de fórmulas sencillas, variadas y flexibles de participación, así como de llevar el voluntariado a los puestos de trabajo.
  • Finalmente se podría destacar la sensación compartida a ambos lados del Atlántico de que el voluntariado corporativo está generando un gran interés por las empresas, ONG y organismos públicos, como una forma concreta y práctica de eso que tanto se proclama: la unión de los 3 sectores en la resolución de los retos que tiene nuestra sociedad. Todo el mundo auguró un prometedor futuro al voluntariado corporativo.

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
No te lo pierdas

Artículos relacionados

Deja un comentario