El 80% de los directivos que viven una experiencia en el tercer mundo mejora en inteligencia emocional

Los directivos que pasan algunos meses en países del tercer mundo, trabajando en proyectos humanitarios se vuelven líderes más responsables. Estar en contacto directo con situaciones relacionadas con la pobreza transforma profundamente el estilo de gestión de los líderes y mejora sustancialmente sus habilidades para el liderazgo una vez que regresan a su país. Esta es la principal conclusión que se desprende de un estudio llevado a cabo por Nicola Pless y Thomas Maak, profesores de ESADE, publicado recientemente en el Journal Academy of Management Learning and Education.
Los investigadores han aplicado métodos cuantitativos y cualitativos para observar a todos los participantes del proyecto Ulysses, un programa de desarrollo del liderazgo, que lleva a cabo PricewaterhouseCoopers y que implica enviar equipos de directivos a países en vías de desarrollo para trabajar con ONG, emprendedores sociales y organizaciones internacionales. Los participantes en el programa se vieron envueltos en experiencias de trabajo en equipo y fueron retados a trasladar su conocimiento empresarial y su pericia a proyectos que tienen como objetivo reducir la pobreza, tratar los aspectos medioambientales y mejorar la salud de las personas.
En esta investigación han participado 70 directivos de empresas de EE.UU, Centro América, Europa y Sudeste asiático que han participado durante un periodo de dos meses en proyectos solidarios en Namibia, Kenia y  Camerún  (ONG para la reducción del impacto social y económico del SIDA), Zambia (ONG desarrollo agrícola), Madagascar (UNDP proyecto de guía a emprendimiento empresarial), Eritrea (UNDP prevención y recuperación minera) y en Ghana (ONG de atención a la salud mental).
Para el estudio del programa Ulysses los investigadores han hecho entrevistas cualitativas y cuantitativas antes y después de sus viajes con parámetros científicos para observar los cambios en los conocimientos, valores y actitudes a nivel profesional y personal de los directivos que han participado.
Los resultados de la investigación son sorprendentes. En todos los campos establecidos relevantes para un liderazgo global y responsable se percibe un incremento en los conocimientos o cambios de actitud respecto a la visión o manera de ver las cosas, hablar y comportarse antes de sus experiencias.  En este sentido casi todos los participantes, más del 90%,  ganaron en conocimiento i consciencia sobre la situación mundial en temas sociales, sanitarios o medioambientales y se convirtieron también en más conscientes de la gran responsabilidad de los directivos de empresas en el mundo.
Igualmente,  se perciben importantes cambios en el comportamiento o actitud personal. “Las observaciones indican que, a su regreso, todos los participantes al programa Ulysses se vuelven más responsables socialmente, más empáticos, más respetuosos, más tolerantes y, además, desarrollan una mayor conciencia de sus propios prejuicios y aprenden a posponer sus juicios”, cuenta la investigadora de ESADE Nicola Pless, experta en psicología organizativa y gestión de personas. “También desarrollan unas determinadas actitudes de liderazgo, como una conciencia moral, unos valores más fuertes y una mentalidad global.”
Según la profesora de ESADE, las experiencias de trabajo en equipo en países en vías de desarrollo afectan, incluso, al aumento del autodesarrollo: “Los líderes ganan mayor conciencia de sus limitaciones personales y sus necesidades de desarrollarse. Aprenden humildad, encuentran un propósito en la vida más profundo, se vuelven conscientes de la importancia de las relaciones y sienten una mayor necesidad de equilibrar el trabajo con su vida personal.”

En este sentido, algunos de los resultados más destacados del estudio son los siguientes:
•    Conocimiento Medio ambiente, situación sanidad mundial, pobreza, otras culturas, etc.    95%
•    Responsabilidad social. Es más consciente del papel de la empresa en la sociedad y de la responsabilidad de sus líderes.    91%
•    Ética. Más consciente de la importancia de valores como respeto, tolerancia, integridad o honestidad.    75%
•    Cambia su posición en estándares cómo la justicia social y distributiva.    66%
•    Inteligencia cultural. Está más abierto a personas de otro nivel cultural y a ver las cosas des de un punto de vista diferente.    79%
•    Muestra menos prejudicios, pospone sus juicios y no juzga tanto el comportamiento de terceros.    54%
•    Mentalidad cosmopolita.    Más consciente de las tensiones entre lo local y lo global, más abierto a aprender de otros sistemas.    72%
•    Desarrollo personal. Ha mejorado habilidades interpersonales y de comunicación (más flexible, comunicativo, empático, sociable).    85%
•    Más consciente de la importancia de las relaciones sociales y  cuidar las amistades.    82%
•    Más consciente de las limitaciones personales, errores,  necesidades propias y humildad.    43%
•    Encuentran un propósito en la vida más profundo, sienten una mayor necesidad de equilibrar el trabajo con su vida personal.    39%

Los tipos de tareas de campo que tuvieron que realizar los directivos resultaron unas experiencias muy conmovedoras y emotivas, y es este aspecto clave el que podría explicar los cambios de comportamiento. “Las situaciones que tuvieron un mayor impacto en los participantes fueron aquellas que les expusieron de forma específica a problemas reales cercanos, como la pobreza o las epidemias como la sida”, explica el profesor de ESADE  Thomas Maak, experto en ética empresarial. “Uno de los equipos de directivos se pasó dos meses en Kenia, trabajando en un orfanato donde tenían que cuidar niños que habían perdido a sus padres debido al VIH y al sida. Otro equipo pasó varias semanas con una familia, cuya hija menor –que sacaba las mejores notas de su clase– había desarrollado el VIH después de haber sido violada por uno de sus vecinos”, añade.
El estudio concluye que los programas de aprendizaje-servicio internacionales de este tipo tienen un enorme potencial para desarrollar las cualidades fundamentales para los líderes responsables globales. Los autores están convencidos de que incorporar experiencias de aprendizaje de este tipo a los programas de formación de corporaciones multinacionales, escuelas de negocios y proveedores de formación sería una gran ventaja para preparar a los líderes actuales y venideros para sobrellevar los retos que les deparará el futuro.
El estudio completo puede encontrarse en el nuevo portal del conocimiento www.esadeknowledge.com que acaba de estrenar ESADE y que recoge todas sus publicaciones.

Fuente: CODESPA

Compártelo:

No te lo pierdas

Artículos relacionados

Webinar experiencia social voluntare

¿Cómo gestionar el compromiso social de tus empleados?

En un webinar práctico, explicamos el funcionamiento de nuestra guía programática ‘Experiencia Social Voluntare’ y aportamos el conocimiento acumulado de Voluntare, Volies y EDP en el diseño de proyectos atractivos y con impacto.

4 punto voluntariado congreso voluntare voluntariado corporativo

Accede a los 49 proyectos del último Punto de Voluntariado

La 4ª edición del Punto de Voluntariado fue uno de los grandes eventos de nuestro Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo, celebrado en junio. Nuestra fórmula funciona tan bien que ya estamos trabajando en otro, exclusivamente centrado en proyectos navideños.

Experiencia Social Voluntare

Multiplica tu impacto con la ‘Experiencia Social Voluntare’

Con la ‘Experiencia Social Voluntare’ ofrecemos a las organizaciones un marco para canalizar las cada vez más variadas inquietudes de sus empleados y otros grupos de interés y así lograr un mayor impacto social y medioambiental, conectando el cambio individual al cambio sistémico, para alcanzar los ODS.

III Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo Voluntare 2022

El III Congreso Voluntare abre nuevas vías de acción social

Acontecimientos recientes, como la pandemia de COVID-19 o la guerra en Ucrania han acelerado la evolución de la acción social de las empresas y han impulsado la colaboración con las entidades sociales para pasar de la filantropía a motor de cambio social. Así lo ha puesto de manifiesto el III Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo.

Deja un comentario