Fact check al I Congreso de Voluntariado Corporativo: ¡notable!

La ciudad de Valencia, en España, acogió hace diez años la celebración del primer congreso de Voluntariado Corporativo. Por vez primera se reunían en un evento los protagonistas del Voluntariado Corporativo, entonces fórmula pionera tanto en España como en Iberoamérica. El encuentro propició el diálogo y de él surgió un decálogo que resumió las aspiraciones de sus participantes.

El objetivo era identificar las claves para allanar el futuro a la entonces incipiente herramienta, que comenzaban a gestionar los entonces también jóvenes departamentos de RSE. Una década después, a punto de celebrarse la segunda edición del Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo, revisamos aquellas propuestas.

En primer lugar, con la perspectiva que da el tiempo transcurrido, se confirma que aquellas conclusiones resultaron muy atinadas. En cuanto a su cumplimiento, la mayoría de los puntos se encuentran en proceso. Incluso algunos los podemos dar por conseguidos. Solo tres continúan siendo retos pendientes. Si tuviéramos que ponerle nota al esfuerzo realizado, sin duda, sería un notable.

  • Creación de una Red Internacional de Voluntariado Corporativo para poder intercambiar experiencias y mantener las relaciones creadas en el Congreso, para enriquecerse del aprendizaje mutuo en el ámbito del voluntariado corporativo. ¡CONSEGUIDO!

Tres años después de esta declaración de intenciones, en 2011, se constituía Voluntare, actualmente la mayor red de promoción del Voluntariado Corporativo de habla hispana, con miembros del ámbito empresarial y, también del sector social y académico, tanto en España como en Iberoamérica.

 

creacion voluntare
Constitución de la red Voluntare, en 2011.

 

  • Acercar los beneficios de la Responsabilidad Social Corporativa y, en especial, de la práctica del voluntariado corporativo, a las pequeñas y medianas empresas. EN PROCESO.

Por razones obvias, el grado de implantación del Voluntariado Corporativo en empresas de mediano y pequeño tamaño no es tan elevado como en las grandes corporaciones. Sin embargo, el acicate de una demanda creciente por parte de sus clientes, se avanza a pasos agigantados. En el Anuario Corresponsables 2018 se pueden encontrar muchas muestras de estos avances.

  • Las Administraciones Públicas, como referentes para el resto de agentes sociales, deben dar ejemplo incorporando programas que fomenten el voluntariado corporativo entre los empleados públicos. EN PROCESO.

Actualmente prácticamente todas las leyes autonómicas de voluntariado contienen artículos sobre la promoción del voluntariado. También existen varias menciones a la promoción del voluntariado en el ámbito educativo. Sin embargo, hasta hace muy poco el rol del sector público se limitaba a la creación o fortalecimiento de infraestructuras de apoyo al voluntariado o al apoyo directo a las entidades de voluntariado, en su papel de promotores del voluntariado entre la ciudadanía.

A partir de 2011, año europeo del voluntariado, comenzaron a surgir organizaciones de naturaleza pública que promueven el voluntariado entre sus empleados públicos, generalmente fuera de su horario laboral. Su interés e iniciativas están creciendo desde entonces, pero a un ritmo menor al del sector privado.

Esta noticia, relativa a medidas adoptadas por la Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valenciana es un buen ejemplo de cómo está evolucionando el apoyo a la participación de los empleados públicos en proyectos solidarios.

En el II Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo tendremos ocasión de conocer con mayor profundidad las iniciativas de Metro Madrid, el Cabildo de Tenerife o del Gobierno de Aragón. Será en el panel de buenas prácticas de ‘Voluntariado Corporativo en el Sector Público’.

  • Crear una mesa sectorial con los grandes empleadores para adoptar estrategias que fomenten las buenas prácticas de voluntariado corporativo y de la RSE en general. PENDIENTE.

Voluntare ha jugado un papel importante en procesos como el de la inclusión del Voluntariado Corporativo en la estrategia española de Responsabilidad Social Corporativa o en la Ley de Voluntariado. Pero, a día de hoy, no existe una mesa como tal.

  • Crear departamentos especializados en responsabilidad social dentro de las empresas, para que promuevan acciones de sensibilización y formación sobre voluntariado entre los trabajadores. ¡CONSEGUIDO!

La Responsabilidad Social Corporativa se gestiona desde diversos departamentos dentro de las empresas. En ocasiones desde Recursos Humanos, en otras desde Comunicación o Dirección Corporativa. Y, también, desde Áreas de Responsabilidad Social. De hecho, ya existe una asociación que agrupa a los directivos responsables de la gestión de la RSC dentro de las empresas: DIRSE.

Por nuestra parte, desde Voluntare, hemos puesto en marcha un curso superior para capacitar a responsables de programas de Voluntariado Corporativo. Se imparte en colaboración con ISEMCO-Universidad Rey Juan Carlos y se ofrece en formato presencial y online. El programa incluye todos los aspectos vinculados, desde su planificación hasta su evaluación, pasando por su implantación, gestión y comunicación. También ofrece ejemplos de buenas prácticas, presentados por referentes del sector, con amplia experiencia.  La próxima edición, la tercera, tendrá lugar en octubre de 2018.

post_Belen_Perales_IBM_curso_superior_voluntariado_corporativo_voluntare_1
Belén Perales, de IBM, en la segunda edición del Curso Superior de Voluntariado Corporativo.
  • Estrechar lazos con las ONG, según el sector de actuación, para crear acciones de voluntariado corporativo que se ajusten a las necesidades específicas de cada organización. EN PROCESO.

El plan de acción de Voluntare 2018 incluye medidas encaminadas a impulsar una relación más fluida entre las empresas y las entidades sociales y académicas, que se llevarán a cabo en la segunda mitad de este año.

Por otra parte, existen plataformas de voluntariado que han puesto en marcha grupos sobre Voluntariado Corporativo en las entidades, como FEVOCAM (Plataforma de Entidades de Voluntariado de Madrid) o Tenerife Solidario.

También cabe mencionar aquí la labor realizada por los grupos de trabajo Voluntare, centrados en el Voluntariado Corporativo Profesional y Pro Bono, que han trabajado paralelamente, este año, 2018, tanto en Madrid, liderados por Work for Social, como en Chile, coordinados por Fundación Trascender. Los documentos, actualmente en producción, recogen buenas prácticas relacionadas con la prestación de servicios específicos a las entidades. Además, resultará de interés el panel de buenas prácticas sobre Voluntariado Profesional y Probono, previsto para la primera jornada del II Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo.

    • Extender la cultura del voluntariado corporativo a otros agentes sociales: universidades, sindicatos, instituciones médicas, etc. EN PROCESO

El punto de partida lo marca la Ley del Voluntariado y las distintas regulaciones a nivel autonómico, aunque su puesta en práctica es lenta. En todo caso, ya existen universidades que ofrecen formación sobre el Voluntariado Corporativo (como el Curso Superior de Voluntariado Corporativo que ofrece Voluntare en colaboración con ISEMCO-Universidad Rey Juan Carlos). También gobiernos que lo impulsan. Medios de comunicación que lo promueven, como la difusión del proyecto #COMPANIES4SDGs por parte del Grupo Atresmedia, etc.

  • Implicar a otros stakeholders en la financiación de proyectos de voluntariado corporativo promovidos por empresas. PENDIENTE.

Este punto se refería al apoyo público y, de momento, no se ha avanzado en este sentido.

  • Incorporar la filosofía del voluntariado corporativo en los convenios que rigen las relaciones laborales en cada uno de los sectores de actividad. EN PROCESO

La Ley de Voluntariado establece en su artículo 21, apartado 2, que “Las actuaciones de voluntariado de las empresas podrán llevarse a cabo mediante la incorporación de los trabajadores que decidan participar libre y voluntariamente como voluntarios en programas promovidos por entidades de voluntariado en colaboración con la empresa”.

Ya existen empresas que favorecen el Voluntariado Corporativo a través de sus políticas internas e, incluso, de sus convenios colectivos. Es cierto que a nivel sectorial no se ha registrado ningún caso pero, dada la coyuntura normativa actual, en la que los convenios de las empresas priman sobre los de carácter más general, se puede considerar una avance importante.

  • Institucionalizar un día al año dedicado al Voluntariado Corporativo, en colaboración con la organizaciones de representación de los trabajadores (OIT, COE, patronal, sindicatos, etc.). PENDIENTE

Este último punto supone un gran reto. De lograrlo, un gran un hito, ¿lo intentamos?

La última década, a examen en el Congreso de Madrid

Los próximos días 2 y 3 de julio se celebra en Madrid el II Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo, organizado por Voluntare en colaboración con IAVE e Impact 2030 y el apoyo de Atresmedia, Corresponsables, Iberdrola, Fundación Telefónica, Red Eléctrica de España, Voluntarios “la Caixa” y Endesa.

La mesa redonda plenaria de apertura abordará “10 años de Voluntariado Corporativo: evolución, aprendizaje y nuevas tendencias”. El repaso correrá a cargo de Pedro León, director de la Fundación KPMG, Lorrie Foster, directora del Global Corporate Volunteer Council de la Asociación Internacional de Voluntariado (IAVE), Sue Stephenson, Interim CEO de la iniciativa IMPACT 2030 y Marta Gil, directora de la Asociación de Voluntarios “la Caixa”. ¿Nos vemos allí?

 

Deja un comentario

Usamos las cookies para mejorar en lo posible. Al navegar por la web aceptas su uso.

ACEPTAR

Aviso de cookies