El BCIE lleva energía solar a la comunidad de Santa Clara en Tegucigalpa

Vivir bajo un techo seguro, libre del frío, de la lluvia, con la tranquilidad de estar en un hogar, es lo más anhelado para cualquier ser humano. Sin embargo no siempre es así, y mucho menos para la mayoría de habitantes de Centroamérica.

El BCIE lleva energía solar a la comunidad de Santa Clara en TegucigalpaVoluntarios del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), por medio del Plan de Responsabilidad Institucional (PRI) dieron la mano a residentes de la colonia Santa Clara, en Honduras, para edificar hogares dignos y llevar bienestar a sus familias.

La jornada de construcción de viviendas se desarrolló en esta oportunidad con el programa denominado “Llevando la luz a tu comunidad”, que incluye la instalación de paneles solares, además de las viviendas, con lo cual se llevará energía a estos hogares que verán mejorar así la calidad de vida de sus hijos.

Este evento solidario es una de las iniciativas de responsabilidad social del BCIE, por medio del cual los trabajadores del Banco buscan compartir este compromiso con su trabajo personal y uniendo sus aptitudes solidarias alrededor de una propuesta común y de gran impacto en la comunidad, apuntó el presidente ejecutivo del BCIE, Nick Rischbieth.

Agregó que las nuevas casas electrificadas contribuirán a evitar enfermedades, condiciones de vida insalubres y les brindarán protección contra la lluvia y el frío. Debido a que estas cuentan con suelo de madera, las familias también están protegidas de contraer infecciones y enfermedades causadas por animales.

A punta de martillazos, clavos y madera, el grupo de voluntarios del BCIE se dedicó a trabajar en los sueños de varias familias, entre ellas la formada por: Argelia Rodríguez Hernández, jefa de familia, madre soltera, quien vive con su madre doña Reina y sus cinco hijos Josué (15), Bessy (11), Gisella (9), Natalia (7) y Jahir (4).

Otro hogar beneficiado es el que integra Carmen Turcios (63) y su esposo Wilfredo Brizo (64), quienes por la edad avanzada y severos daños en su salud, ahora vivirán en condiciones más adecuadas, sin goteras, ni que se les cuele el viento, como les ocurría antes.
La vivienda que habita María Dolores Martínez (54), su madre Adela (78) y sus hijos Aby (22), Kelin (20) y Nery (19) también fue seleccionada para mejorar sus condiciones, y ahora cuenta con divisiones y mayor privacidad para cada miembro de la familia.

El hogar de Judith Alonzo y Carlos Alvarado tenía las mismas características de las otras casas, filtraciones de viento y de agua por las paredes y goteras, sus pequeños hijos Carlos (5) y Junior (2) sufren serios quebrantos de salud. Sin embargo, después de la construcción de su casa gozarán ahora de un entorno más saludable y contarán con electricidad.

Felices inauguraron su nuevo hogar los esposos Gerson y Doris Vallecillo, quienes con sus hijos Josué (14), Alexandra (7) y Cristian (2), disponen ahora de un hogar con distribución de buenos espacios para sus habitaciones, edificadas con buenos materiales y para vivir con dignidad.

Fuente: La Tribuna

 

Compártelo:

No te lo pierdas

Artículos relacionados

Webinar experiencia social voluntare

¿Cómo gestionar el compromiso social de tus empleados?

En un webinar práctico, explicamos el funcionamiento de nuestra guía programática ‘Experiencia Social Voluntare’ y aportamos el conocimiento acumulado de Voluntare, Volies y EDP en el diseño de proyectos atractivos y con impacto.

4 punto voluntariado congreso voluntare voluntariado corporativo

Accede a los 49 proyectos del último Punto de Voluntariado

La 4ª edición del Punto de Voluntariado fue uno de los grandes eventos de nuestro Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo, celebrado en junio. Nuestra fórmula funciona tan bien que ya estamos trabajando en otro, exclusivamente centrado en proyectos navideños.

Experiencia Social Voluntare

Multiplica tu impacto con la ‘Experiencia Social Voluntare’

Con la ‘Experiencia Social Voluntare’ ofrecemos a las organizaciones un marco para canalizar las cada vez más variadas inquietudes de sus empleados y otros grupos de interés y así lograr un mayor impacto social y medioambiental, conectando el cambio individual al cambio sistémico, para alcanzar los ODS.

Deja un comentario