¿Cómo se gestiona el voluntariado corporativo en Europa y Latinoamérica?

Nuestra área de Innovación acaba de publicar un documento que muestra cómo se gestiona el voluntariado corporativo dentro de las empresas. El ‘Estudio del voluntariado corporativo en las empresas. Latinoamérica y Europa. Informe 2020’ ha contado con el apoyo de nuestro socio director Asociación de Voluntarios de ”la Caixa” y se basa en una investigación sobre una muestra de 225 empresas de Europa y América Latina. Ofrece una visión actual, pone de relieve las similitudes y semejanzas en su gestión a ambos lados del Atlántico y compara los resultados con un estudio previo de 2015, lo que le aporta una mayor perspectiva al análisis. Además, muestra cómo le ha afectado la pandemia.

Pincha en la imagen para descargar el documento.

El voluntariado corporativo en la estrategia empresarial

‘El voluntariado corporativo se ha incorporado al sector como una pieza más de su estrategia empresarial’ señala Juan Ángel Poyatos, fundador de Voluntare. El 82,6% de las empresas participantes asigna un presupuesto económico a sus programas de Voluntariado Corporativo, un 20% más que en 2015. Destaca el número de empresas con presupuestos que superan los 200.000 euros/dólares, una de cada tres. Eso sí, las europeas duplican a las latinoamericanas en este umbral.

En términos de cantidad y de territorios, destaca el número de empresas con presupuestos que superan los 200.000 euros/dólares, una de cada tres. Eso sí, las europeas duplican a las latinoamericanas en este umbral. Por su parte, en América Latina predominan los presupuestos medios (entre los 50.001 y los 200.000 euros/dólares).

Por su parte, Pere Huguet, presidente de la Asociación de Voluntarios de ”la Caixa” destaca que ‘este estudio pone cifras de gran interés sociológico y certifica el gran potencial de la solidaridad que existe en la sociedad, al que las empresas pueden contribuir’. Además ‘como heredera de la función financiera de ”la Caixa”, Caixabank mantiene en su cultura empresarial su implicación social fundacional y el apoyo al voluntariado de sus empleados y clientes’ desde hace quince años, apostilla.

El estudio confirma que el 51,6% de las empresas que han participado en la investigación ha puesto en marcha un programa de voluntariado corporativo durante los últimos cinco años. En concreto, se ha impulsado ese programa un 33% en Europa y un 40% en Latinoamérica. Por tanto, el Voluntariado corporativo es reciente para muchas de las empresas hoy en día.

Además, también es reseñable cómo la aprobación de la agenda del 2030 hizo que muchas empresas alienaran sus programas de voluntariado con los ODS, en concreto un 86,6% en 2020. En Europa los ODS en los que se trata de incidir son el de conseguir un trabajo decente, crecimiento económico y la reducción de desigualdades (ODS 8 y 10) y en Latinoamérica el de poner fin a la pobreza y ofrecer una educación de calidad (ODS 4 y el 1).

Distintos estilos de gestión en Europa y América Latina

‘Una de las lecciones aprendidas en los últimos cincos años ha sido que, para obtener más compromiso de los equipos y consolidar el voluntariado corporativo, es necesario flexibilizar su participación’, afirma Poyatos. ‘La gestión del voluntariado corporativo se está profesionalizando y casi un tercio de sus responsables lo son a tiempo completo’, añade. En concreto, en Europa el 41% de las organizaciones cuentan con un profesional a tiempo completo, pero en América Latina solo en el 27% de los casos ocurre.

En las empresas latinoamericanas los empleados participan de forma reiterada en el Voluntariado Corporativo, sin embargo, en las empresas europeas el compromiso es menor. Además, en América Latina hay más empresas que realizan el voluntariado durante el tiempo libre de sus empleados que en Europa, sin embargo, en Europa son más las empresas que destinan hasta la mitad de las horas de trabajo a la ejecución de actividades de voluntariado.

El Voluntariado Corporativo transciende a la propia plantilla e involucra la familia en las actividades. Además, se ha aumentado la implicación y participación de los jubilados. La clientela participa algo más en América Latina (27%) que en Europa (20%). En Europa se tiene más en cuenta el impacto social y medioambiental del programa de voluntariado que al otro lado del Atlántico que mira con más atención la satisfacción de las personas beneficiarias.

Barreras y áreas de mejora detectadas

El análisis revela que la falta de medios humanos, la escasez de recursos y las dificultades para encontrar socios idóneos son las principales barreras para el desarrollo de programas. En el año 2015 las empresas no sabían llevar a cabo acciones de voluntariado, sin embargo, en el año 2020 las empresas ya lo hacen aunque se quejan de que les faltan herramientas o incapacidad de gestión de los profesionales a cargo. Se nota la evolución y la madurez del Voluntariado Corporativo aunque todavía tiene resolver algunos asuntos pendientes.

Por otro lado, se perfilan como factores claves para que un programa de voluntariado sea exitoso en el futuro: el trabajo colaborativo, la gestión con herramientas tecnológicas y potenciar formatos no presenciales. Tanto las empresas latinoamericanas como las europeas creen necesario impulsar relaciones con otras entidades y potenciar la digitalización. Esto se ha visto muy claro con la llegada de la pandemia mundial en la que las empresas tuvieron que reinventarse con los recursos que disponían en esos momentos.

El Voluntariado Corporativo frente a la Covid-19

‘El 90% de los equipos aprueba las acciones de voluntariado no presencial impulsadas durante la crisis sanitaria’, afirma Poyatos. Y además, la mayoría de las empresas percibe un incremento en la participación de los empleados en los programas de voluntariado tras el inicio de la crisis.

La adaptación de los programas de voluntariado presenciales a un formato no presencial debido a la pandemia ha sido mayoritaria. El 71,4% de las empresas ha puesto en marcha nuevas actividades de voluntariado en respuesta a las necesidades surgidas tras la expansión de la Covid-19 y han recibido una aceptación positiva en el 90% de los casos. Muchas empresas perciben efectos positivos de la pandemia en sus programas de voluntariado corporativo y mucha más implicación por parte de los colaboradores.

El voluntariado no presencial, que se ha multiplicado a consecuencia de la crisis sanitaria, lo ha hecho para quedarse. Lo respaldan nueve de cada diez empresas encuestadas.

Futuro prometedor del voluntariado corporativo

Tanto las empresas europeas como las latinoamericanas creen de forma positiva que el voluntariado corporativo se integrará cada vez más en las empresas y formarán parte de ellas a futuro. El 94,6% valora los beneficios del voluntariado corporativo sobre el bienestar y el compromiso de sus empleados, y el 36,6% de los empleados participan en las acciones.

La gestión del voluntariado corporativo se está profesionalizando y casi un tercio de sus responsables lo son a tiempo completo. Además, como se ha mencionado anteriormente, las empresas pretenden alinearse a los Objetivos de Desarrollo Sostenible como objetivo a futuro para contribuir a la sociedad de forma sostenible.

El ‘Estudio del voluntariado corporativo en las empresas. Latinoamérica y Europa. Informe 2020’, ya disponible en nuestra Voluteca, nos deja una evidencia: el voluntariado corporativo cada vez más es más relevante y valorado por las empresas.

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
No te lo pierdas

Artículos relacionados

Deja un comentario