Voluntarios, una misión posible

Pero hay un grupo de gente involucrada en el desarrollo de su comunidad. Se hacen llamar: voluntarios.

En palabras de Ray Ludeña, miembro de la Asociación Samichay, un voluntario es un ser desprendido de su tiempo y de su dinero, que da lo mejor de sí a la gente que menos tiene. «La principal satisfacción que da el trabajo voluntario es cuando ves la sonrisa de agradecimiento de las personas a las que ayudas. Notas una sonrisa sincera y eso es lo más reconfortante para un voluntario», comenta Ludeña.

¿Cómo lo hizo?.Ray se involucró en el voluntariado gracias a su empresa, que impulsa el trabajo voluntario corporativo a través del área de Responsabilidad Social, desde ahí promueve concursos que premian a los mejores proyectos de ayuda social.

«Mi equipo ganó tres veces. El proyecto se llamaba Fondistas de Exportación, que ayudaba a los que menos tienen a través del deporte en la provincia de Olleros, en Áncash. El deporte es el fondismo, a través de él logramos que los niños sean personas de bien y exitosas», comenta Ludeña.

El proyecto se inició en el año 2009 y está dirigido a chicos de 9 a 16 años. Si bien todo empezó como un proyecto dentro del trabajo, ahora se ha convertido en la asociación Samichay, que busca replicar esta experiencia en todo el Perú, para lograrlo requieren de fondos y para conseguirlo piensan postular al concurso Semillas Voluntarias.

El concurso. Con la finalidad de poner en práctica el voluntariado corporativo, la Asociación Trabajo Voluntario, en alianza con la Fundación Telefónica, lanza el concurso «Semillas Voluntarias».

«Este concurso fomentará la práctica del voluntariado corporativo a través del emprendimiento social, con proyectos que tengan un impacto importante y positivo para la comunidad», afirma Jaime Ulloa, presidente de la Asociación Trabajo Voluntario.

El concurso está abierto a trabajadores de cualquier empresa. Los voluntarios, organizados en equipos de una misma empresa, deberán elaborar y presentar proyectos que produzcan un impacto positivo en una realidad social desfavorable.

«No se requiere tener un presupuesto o estar organizados empresarialmente para participar. Los interesados pueden organizarse de manera independiente, lo único que tiene que hacer la empresa es presentar una carta que señale que los integrantes del equipo son sus trabajadores», explica Ulloa.

Como verá, gracias a este tipo de concursos no necesita de un presupuesto para empezar a ser un voluntario, basta con que tenga las ganas de querer ayudar a su prójimo.

Fuente: Diario Correo Perú

Compártelo:

No te lo pierdas

Artículos relacionados

Webinar experiencia social voluntare

¿Cómo gestionar el compromiso social de tus empleados?

En un webinar práctico, explicamos el funcionamiento de nuestra guía programática ‘Experiencia Social Voluntare’ y aportamos el conocimiento acumulado de Voluntare, Volies y EDP en el diseño de proyectos atractivos y con impacto.

4 punto voluntariado congreso voluntare voluntariado corporativo

Accede a los 49 proyectos del último Punto de Voluntariado

La 4ª edición del Punto de Voluntariado fue uno de los grandes eventos de nuestro Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo, celebrado en junio. Nuestra fórmula funciona tan bien que ya estamos trabajando en otro, exclusivamente centrado en proyectos navideños.

Experiencia Social Voluntare

Multiplica tu impacto con la ‘Experiencia Social Voluntare’

Con la ‘Experiencia Social Voluntare’ ofrecemos a las organizaciones un marco para canalizar las cada vez más variadas inquietudes de sus empleados y otros grupos de interés y así lograr un mayor impacto social y medioambiental, conectando el cambio individual al cambio sistémico, para alcanzar los ODS.

III Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo Voluntare 2022

El III Congreso Voluntare abre nuevas vías de acción social

Acontecimientos recientes, como la pandemia de COVID-19 o la guerra en Ucrania han acelerado la evolución de la acción social de las empresas y han impulsado la colaboración con las entidades sociales para pasar de la filantropía a motor de cambio social. Así lo ha puesto de manifiesto el III Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo.

Deja un comentario